Vinilos para decorar la habitación de los niños


Para los niños su cuarto es un lugar muy importante, es el espacio de la casa donde más tiempo pasan y por eso es muy importante que en él se sientan alegres y confortables.

Las últimas tendencias de decoración también han llegado para crear espacios únicos en las habitaciones infantiles, y losvinilos decorativos, la última tendencia en decoración de paredes, no iba a ser una excepción.

Para crear un lugar mágico y especial para los más pequeños en el que los niños se puedan sentir agusto y alegres diferentes diseñadores crean vinilos adhesivos infantiles con diferentes motivos .

Por ejemplo nubes y aviones que transformarán las paredes o los muebles de la habitación de los pequeños en un espacio único y original que hará volar su imaginación. Superheroes que motivarán a tus hijos

Existen kits de vinilos de diferentes motivos y precios, te animemamos a que googlees un poco y cambies de aspecto la habitación de los niños. Ellos te lo agradecerán, bien seguro.

Sin duda la forma más sencilla y económica, de transformar la habitación de los niños en lugar alegre que invita a volar la imaginación.


Cómo elegir bicicleta para tus hijos

Al hacemos mayores solemos recordar con añoranza aquellos buenos momentos que pasamos a montados en nuestra bicicleta. Es hora quizás de plantearnos que nuestros hijos también recuerden sus paseos en bici de una forma feliz. Para que esto sea así en lugar de una experiencia traumática dependerá de que elijamos la bici adecuada para ellos.

Consejos a la hora de elegir una bicicleta infantil:

    • Mejor sin cambios: Aunque los mayores nos dejemos influir por platos y piñones las bicis para niños es mejor que carezcan de cambios. Normalmente los pequeños no utilizan los cambios y si lo hacen, lo hacen mal. Además el sistema de cambio necesita mucho mantenimiento y cuidado.
    • No elijas bicicletas de juguete con patines, aunque los patines, también conocidos como ruedines, harán que nuestros pequeños no se caigan, les dificultan el aprendizaje. Este tipo de bicis suelen tener una mala calidad en sus rodamientos y se mueven con mucha resistencia. Además con este tipo de bicis los niños no mejorarán el sentido del equilibrio. Es mucho mejor optar por bicis sin pedales para que vayan adquiriendo equilibrio y seguridad de forma progresiva, de este modo además evitas que cuando los niños dejen de rodar se golpeen con los pedales.
    • Cuidado con el tamaño. No pienses en que la bici le tiene que durar varios años, si elegimos una bici demasiado grande, los niños se sentirán inseguros y tendrán problemas de estabilidad y manejabilidad. Todo esto haría que por una parte aumente el riesgo de caída y por otro hará que el niño esté menos motivado para aprender. Una bici demasiado pequeña también resta maniobrabilidad, en ningún caso los codos y las rodillas se deben chocar mientras pedalean.
    • Elige el cuadro apropiado: Para los ciclistas más pequeños, de entre 3 y 6 años, el cuadro de la bici puede ser un obstáculo, en estos casos debes optar por un cuadro relativamente bajo y hacia el medio para que los niños puedan pasar fácilmente la pierna sin que se sienta aprisionados.

 

 

Aspectos que tenemos que tener en cuenta para elegir el tamaño de la bici:

  • Cuando el pequeño esté sentado sobre la bici, debe colocar las dos manos sobre el manillar y los brazos le deben quedar ligeramente flexionadas.
  • Los pies siempre deben quedar totalmente apoyados en el pedal durante la pedalada, y cuando el pedal esté abajo las piernas deben estar casi estiradas por completo.

Aunque el tamaño de la bicicleta puede varias de unos niños a otros en función de la altura, como norma general, el tamaño de las ruedas que debes elegir en función de la edad es el siguiente:

  • 2-5 años: entre 12” y 18” de rueda
  • 6-8 años: 20″ de rueda. La altura depende del grado del equilibrio, por lo que si es necesario, se elegirá un diámetro más pequeño.
  • 8-11 años: 24″ de ruedas o incluso 26” dependiendo de la altura.

Beneficios de que los niños anden en bicicleta:

  • Le ejercita los músculos de las piernas y del abdomen y le fortalece el corazón.
  • Perfecciona su sentido de la orientación y su sentido del equilibrio.
  • Afianza su esquema corporal y mejora su habilidad psicomotora.
  • Aumenta su autoestima.
  • Le hace sentirse más autónomo.
  • Le permite relacionarse de forma más activa e independiente.
  • Le ayuda a descargar las tensiones, le abre el apetito y le ayuda a dormir.
  • Estimula su capacidad de atención y concentración y entrena sus reflejos.
  • Amplía notablemente su campo de exploración, exponiéndose a más estímulos que incentivan su curiosidad.
  • Y además es un deporte que se puede hacer en familia.

 

 

Cocina de madera. Un juguete para disfrutar de la infancia

jugar-a-cocinitas-de-madera

Nos gustaría inagurar esta sección con un “clásico” de los juguetes de madera, la cocinita para niños y niñas,

Éste es uno de aquellos juguetes, con el cual, vuestros hijos pasarán y disfrutarán mucho tiempo. Por regla general, son un poco caras, pero os aseguramos que son una muy buena inversión para vuestros hijos, la utilizarán tanto las niñas como los niños. El tiempo que pasarán con ella es considerable y muy satisfactorio.

Si les dáis un poco de “juego” para que os preparen y sirvan ciertas comidas, les fascinará. Cuando les veáis su “carita” de felicidad con sus creaciones gastronómicas, se os caerá la baba. Quien sabe, a lo mejor, ya les estamos mostrando el camino a una futura vocación.

 

No dudéis a la hora de comprar una cocinita, que sea de madera. El tacto, los tonos pastel y la estética de la madera son mucho más agradables que el plástico (normalmente con colores más estridentes y sintéticos). Además, seguro que os encaja mucho mejor en la decoración de la casa, la coloquéis donde la coloquéis, en su habitación, en el salón-comedor o en la sala de juegos. Digamos que son más “chic”.

Cocinitas de madera a partir de los 3 años

Este juguete les empieza a sentar como anillo al dedo, apartir de los 2’5-3 años. Quizás algunos de vosotros, ya habréis notado, sobretodo las niñas, como se acercan a la cocina para observar que hacen sus madres. Pues bien, quieren trasladar acciones “reales” de la vida de los adultos, a su mundo. En muchas ocasiones, ya os piden que os quieren ayudar a preparar alguna comida, les fascina el juego de la imitación, y que mejor roll que el de cocinera, con su propia cocina. Les encanta ya que se pueden expresar a su modo y exteriorizar sus comportamientos espontáneos mediante personajes que ellos crean.

¡Marchando una de patatas bravas! ¡oído cocina!

Si os ha gustado este post, opinad más abajo, que eso nos animará, seguro.

Juguetes para crecer jugando

Nosotros crecimos jugando con juguetes. Somos Pepe y Marta, una pareja que hace unos años, decidió unir sus caminos (y sus pasiones comunes), y crear una bonita y saludable familia. Siempre había sido nuestro sueño consciente o inconsciente. Ahora somos los felices padres de Álvaro y de Noelia. Nos definimos como una familia algo atípica. Recuerdo cuando estuvimos mucho tiempo sin televisor en casa, nos gusta más leer. Recelosos de los inputs que reciben nuestros hijos, hemos intentado evitar a toda costa, la invasión en casa de la televisión, del ordenador, de las tablets o de las videoconsolas.

Más jugar y menos a la tele

Como anécdota quedará, el día que Álvaro nos pidió una Wii, argumentando que había niños en su clase que hacía 2 ó 3 años que ya la tenían, que cómo era posible que él no la tuviese. O que porqué tenía que aprender alemán con su divertido juego de fichas, llamado Lük, y no podía mirar los dibujos animados. Como padres, siempre hemos tenido la sensación de estar luchando para que aprendan cosas constructivas y educativas. Nos ha implicado varias dosis de energía extra y el pensar que muchas veces estábamos solos remando a contracorriente. Lo fácil hubiera sido “enchufarlos” delante de la tele, pero luego, te sientes culpable, y responsable del futuro de tus hijos. Desde bebés hasta mucho más allá que se van de casa.

Juguetes al poder, la fórmula

El éxtasis de la fórmula matemática “juguetes recibidos por nuestros hijos y juguetes por regalar a otros niños” llegaba con la Navidad, los 3 Reyes Magos y los cumpleaños. Qué locura! Cuando tienes a familiares y amigos preguntándote, que qué pueden comprarle a tu hijo o a tu hija (os suena la pregunta, “¿qué le haría gracia?”). O en las fiestas de cumpleaños, da igual si somos los invitados o si nosotros invitamos. Estas mareas de regalos y juguetes, en muchas ocasiones un “sin sentido”, hechos sólo para quedar bien, sin que salgan del alma, son un desperdicio de dinero brutal. A nosotros nos daba bastante vergüenza. Nuestra actitud o postura es la de un muro que nos proteja de estos ataques.

Sentirse vacío por dentro

En una ocasión, Álvaro con 2 añitos, cuando aún era hijo único, una vez abiertos las decenas de regalos que recibió, se puso a jugar con la caja de cartón de uno de ellos. Nos cruzamos una mirada, y enseguida supimos lo mal que nos sentíamos por dentro. Siempre hemos intentado rodear a nuestros